Plantas desaladoras con control a distancia

sistemas de alcantarillado

Se estima que el 97% del agua de todo el planeta es salada, y tan solo una parte inferior al 1% es apta para el consumo humano. Gracias al trabajo de una planta desaladora o desalinizadora, mediante la aplicación de la osmosis inversa, es posible captar el agua de mar y transformarla en un producto de calidad multipropósito, ya sea para el consumo humano, uso agrícola o industrial.

A día de hoy existe la tecnología para controlar el funcionamiento en tiempo real de las plantas desaladoras desde un centro de control remoto (CCR). Esta herramienta permite tener acceso a la gestión conjunta de más de una planta de manera simultánea, garantizando siempre el mejor resultado en el proceso.

Desalinización del agua

La desalinización del agua representa una respuesta esperanzadora ante la inminente escasez de agua mundial. Cada día se vuelve más urgente optimizar las herramientas involucradas en el proceso de desalinización para volverlas cada vez más eficientes y de esta forma garantizar el acceso al agua de las próximas generaciones.

Actualmente se utilizan varias técnicas para la, tales como la destilación flash multietapa, destilación por múltiple efecto, destilación por compresión de vapor y la más popular técnica de desalinización por osmosis inversa, siendo la que ha ganado mayor terreno en la industria, puesto que opera rechazando normalmente hasta el 99% de las sales e impurezas del agua de alimentación, además de ser la más eficiente desde el punto de vista energético y por tanto de menor impacto económico y medioambiental.

Instrumentación de la planta desaladora

Dada la complejidad del proceso de desalinización, es importante contar con información actualizada y relevante a lo largo del proceso de interacción entre la planta y el agua de alimentación.

Una planta de desalinización de agua de mar por osmosis inversa, debe contar con una serie de instrumentos capaces de medir y trasmitir las variables del proceso hacia un centro de control, para poder interactuar con cada etapa del mismo, ya sea de manera automática o semiautomática.

Centro de Control Remoto

El desarrollo de las tecnologías de información y telecomunicaciones durante los últimos años ha permitido que procesos de gestión y producción industrial hayan visto un progreso significativo. Estos avances se pueden ver aplicados en el control a distancia de las plantas desaladoras.

El control a distancia de una planta desaladora es una aplicación innovadora en el sistema de gestión de plantas desaladoras, permitiendo controlar en tiempo real la puesta en marcha de la actividad de múltiples plantas sin importar la distancia a la que se encuentre el operador. Para ello, se requiere de un centro de control remoto (CCR), que permita gestionar todas las partes de la planta, desde los parámetros químicos de calidad del producto, hasta los procesos hidráulicos de filtrado, el estado de las membranas, la presión a la que es bombeada el agua de alimentación, etc.

Ecosistema remoto de plantas desaladoras

Gracias a la gran versatilidad en la gestión de plantas desaladoras que entregan los sistemas de control a distancia, se vuelve posible maximizar la capacidad de producción de cada planta, a la vez que se le entrega una nueva formación tanto a los trabajadores como a los operadores de estas. Desde la interacción entre múltiples plantas, nace la posibilidad de compartir información y experiencias con el fin de prever problemas de funcionamiento, además de establecer un estándar de operación transversal a todas las plantas desaladoras.

Desafíos del control remoto

El principal inconveniente a la hora de integrar varias plantas desaladoras como parte de un mismo sistema de control, consiste en crear una interfaz de usuario común que permita aunar las diferencias tecnológicas de cada planta. Al haberse creado en distintos momentos y para servir a distintos clientes, las interfaces de usuario de cada planta pueden estar programadas de forma muy diversa, lo cual complica el trabajo de los operadores del sistema en el centro de control remoto (CCR).

Ventajas del control remoto

Un CCR debidamente desarrollado para la gestión de múltiples plantas desaladoras, garantiza la mayor eficiencia posible en la operación, además de entregar la información necesaria para la correcta mantención de las plantas.

Finalmente, el continuo monitoreo de las plantas a partir del CCR, permite trabajar con ellas en tiempo real sin tener que realizar largos desplazamientos físicos ni malgastar tiempo valioso. Todo ello permite llevar a cabo las labores de operación y mantenimiento de las plantas desaladoras de la forma más eficaz y segura posible desde un centro de control remoto, labor que realizada periódicamente en el largo plazo, será vital para acumular el conocimiento necesario para diseñar plantas desaladoras cada vez más eficientes en el futuro próximo.

Close Bitnami banner
Bitnami