3 técnicas de desalinización de aguas

técnicas de desalinización de aguas

El aumento de la población mundial hace que la demanda de agua potable sea cada vez mayor. Por lo mismo, científicos del mundo entero – vinculados a entidades públicas y privadas – hacen esfuerzos por desarrollar más y mejores tecnologías, que logren hacer más eficiente el uso del recurso hídrico. Uno de los avances más relevantes en este sentido es el aprovechamiento de fuentes no convencionales, como el agua del mar.

Utilizar el agua del mar para consumo humano requiere de un proceso conocido como desalinización. Detallamos en qué consiste este proceso y las principales técnicas para llevarlo a cabo.

¿Qué es la desalinización?

De acuerdo con el Programa Mundial de la UNESCO de Evaluación de los Recursos Hídricos, la desalinización es una alternativa eficaz para aumentar el suministro de agua dulce. Diversas publicaciones ubican entre los 16.000 y los 20.000 el número plantas desalinizadoras en el mundo, ubicadas mayoritaria – pero no únicamente – en zonas con escasez física del recurso hídrico, como Medio Oriente y el Norte de África. 

Se trata de plantas de diversos tamaños, enfocadas en la eliminación de las sales y otros minerales presentes en agua de mar u otras fuentes de agua salobre o salada. Existen diversos métodos para llevar a cabo este proceso, que pueden dividirse entre procesos termales y tecnologías de membrana.

Los procesos termales, como su nombre indica, generan la separación entre el agua y las sales y minerales mediante fuentes de calor que inducen destilación (Proceso de destilación multietapa – MSF, Proceso de destilación multiefecto – MED, o destilación solar) o compresión (Compresión mecánica de vapor – MVR).

Las tecnologías de membrana, por otra parte, separan el agua de las sales y minerales haciendo circular el agua salada o salobre por circuitos que conjugan filtros y efectos de presión. Entre ellos, destacan la electrodiálisis (ED), la micro, nano y ultrafiltración, y la desalinización por osmosis inversa (OI).

Las principales técnicas de desalinización.

De acuerdo a la Asociación Española de Desalación y Reutilización, “La técnica más utilizada actualmente a nivel mundial para desalar agua es la Ósmosis Inversa, que alcanza casi el 70% del total; seguida de la MSF (18%), la MED (7%), la Nanofiltración (3%) y por último la Electrodiálisis (2%)”. Nos centraremos en las tres primeras.

  1. La desalinización por osmosis inversa es un proceso del que ya se ha hablado previamente. En el artículo “¿qué es la osmosis inversa?” nos detuvimos detalladamente en esta técnica de desalinización, que puede resumirse como un tratamiento físico químico que, mediante un alto nivel de presión sobre una solución concentrada (agua salada o salobre), logra aislar las partículas disueltas y generar soluciones puras. Esto se logra ejerciendo altos niveles de presión sobre la primera de las soluciones, obligándo a fluir a través de membranas semipermeables que generan una limpieza progresiva de la solución. 
  2. El proceso de destilación multietapa o MSF consiste en someter la solución concentrada a continuas etapas de evaporación y destilación, que se realizan en cámaras distintas, y que típicamente suman entre 15 y 20. Cada una de estas fases de evaporación y destilación tiene un nivel de presión y temperatura más baja, lo que permite que las sales y otros minerales se acumulen progresivamente en el fondo de cada cámara. De este proceso se obtiene un vapor que, al condensarse, se transforma en agua con baja solución salina.
  3. El proceso de destilación multiefecto o MED, comparte algunas características con la destilación multietapa o MSF: ambos funcionan en base una serie de cámaras en las que se aplica una presión progresivamente más baja sobre la solución salina. En este caso, sin embargo, cada cámara contiene vapor caliente y sobre él se “pulveriza el agua de entrada para que actúe como intercambiador térmico”. La consecuencia de este intercambio es la evaporación de la solución salina, que mientras circula entre cámara y cámara reduce su contenido salino. Una gran diferencia entre este proceso y el MSF es el calor externo necesario para llevar a cabo el proceso, que es menor en el caso del MED. 

Desalinización a pequeña y mediana escala.

Aunque existen plantas desalinizadoras de gran escala, capaces de procesar hasta 624.000 m 3/día (Sorek, en Israel), las necesidades específicas de cada empresa pueden ser muy distintas. En Glauben Ecology somos expertos en instalaciones mineras, industriales, comunidades, hoteles y casas. Si requieres una asesoría integral en esta temática, no dudes en contactarte con nosotros.

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?
Close Bitnami banner
Bitnami